<meta name="google-site-verification" content=" Mi título contenido de la página Receta: Paté de higaditos de pollo ~ The Sewing Box

Receta: Paté de higaditos de pollo

Por Tamar Meses/QUEENENSALADA

No soy fan de la Navidad, más bien todo lo contrario. Y no quiero relatar aquí todo el horror que me producen las masas de gente comprando sin ton ni son, las estridentes luces decorativas o la obligatoriedad de amor y entendimiento de la humanidad en estas fechas.

Lo único que me hace no meterme ya en la cama y levantarme el 8 de enero es la cocina (y las obligaciones diarias, claro).

En el capítulo comidas de Navidad parece imposible tener una celebración moderada en grasas, azúcares y alcohol. Lo asumo. Pero lo que no me cabe en la cabeza es que la calidad de lo que comemos es cada vez más adulterada, menos auténtica.

Turrones de almendra que llevan más cacahuete que almendra, hojaldradas hechas con grasa de cerdo y no con mantequilla, capones que vienen en una bolsa listos para calentar y punto… y un largo etcétera, porque no quiero entrar en el capítulo de los turrones de mojito o el de grasa de cacao con arroz inflado que hace las delicias de pequeños y mayores sin ruborizarse.

Señores, no hace falta comer porquerías, de verdad que no. Pasaros de grasas, azúcares y alcohol, si queréis, pero no perdáis la calidad.

Hoy os traigo un paté sencillo y buenísimo. Ha sido siempre un éxito allí donde lo he llevado, y el que después lo ha hecho ha obtenido el mismo éxito.

Sirve como un entrante rico para las celebraciones de mesa que se nos avecinan. Es barato. Y si te lo curras un poquito y lo presentas de forma más o menos cuidada tienes triunfo asegurado.

Ingredientes

Para un par de tarrinas como la que veis en la foto

½ kilo de higaditos de pollo

80 gr. de mantequilla

1 cebolla pequeña (si tienes 2 chalotas, mejor que mejor)

1 copita de licor de brandy

Sal, pimienta recién molida, tomillo fresco

Un poco más de mantequilla para hacer la capa final

Limpia de partes blancas y telillas los higaditos y trocéalos. En una cazuela baja derrite la mantequilla a baja temperatura y pocha la cebolla troceada fina hasta que esté transparente.

Añade los higaditos y remueve de vez en cuando hasta que veas que no les queda nada de sangre (torna de rojo oscuro a marrón).

Añádele la sal y un par de vueltas o tres del molinillo de pimienta.

Añade la copita de brandy (ojo, se le puede poner oloroso u oporto, o cualquier vino generoso que le vaya bien).

QUEENENSALADA
Conscientemente mediterránea y más castiza de lo que me gusta reconocer. Adoro el buen vino, y si no existiera el jamón ibérico, sería vegetariana.
Procuro tener siempre flores y caminar por la parte soleada de la calle.
Vivo con una curiosidad sana por casi todo.
No concibo la vida sin compartirla con animales.
Tranquila. Imaginativa. Realista.
No soy de lágrima fácil, tampoco de abrazo.
Me esfuerzo en ser viajera, no turista. Odio el trayecto.
Con la báscula y el despertador firmé hace tiempo un armisticio.
Amiga de lo sencillo. Enemiga del triste, del gris, del tibio.
Habladora, observadora, no me gusta nadar y guardar la ropa.
No soy perfeccionista, pero me gusta hacer lo correcto.